30 abr. 2013

¡Lo importante no es la talla sino la proporción!

¿Obsesionada con la talla que tienes? Si la respuesta es afirmativa, deja de obsesionarte porque lo importante es la morfología que tiene tu cuerpo no la talla.

Para estar guapa no es necesario medir 1,80 cm y pesar 60 kilos. Se puede ser estiloso midiendo 1,60 cm porque lo importante no es lo que se mida, ni siquiera la talla que se vista, sino la proporción de la figura.

La silueta ha experimentado un gran cambio en el último siglo y en la actualidad el prototipo de belleza femenina en moda es muy distinto al de la mujer real. Mujeres altísimas, muy delgadas, con escaso busto y en ocasiones con cierto aspecto andrógino que las hace atrayentes a la cámara y a la mirada de los grandes diseñadores, son las que llenan las portadas de las más prestigiosas revistas de moda y caminan sobre las pasarelas más importantes del panorama.



No se puede dejar de comentar también la gran influencia que supone algunas celebrities en este aspecto. Las mujeres con curvas poco a poco van recuperando su sitio en la moda de la mano de las curvilíneas Scarlett Johansson, Rihanna, Eva Mendes, Jenifer Lopez, Beyonce, Kim Kardashian, entre otras.

Tras esta introducción, os voy a describir las diferentes características que componen la silueta del cuerpo femenino y como compensar una desproporción en la silueta.


Silueta Rectángulo

Esta silueta se caracteriza por presentar las caderas y los hombros en línea pero con la cintura, caderas, nalgas y el abdomen poco definidos, y los hombros rectos.


Objetivo: Definir la cintura y las curvas.

¿Cómo?: Utilizando prendas superiores poco estructuradas, con hombros redondeados y mangas abullonadas para dar forma. El largo de las chaquetas deberá ser por encima de la cadera para marcar visualmente la cintura.

Evitar: Los tejidos muy rígidos. Deben ser más bien ligeros con el fin de obtener movimiento y sinuosidad. Se utilizarán tejidos con más caída en pantalones y faldas. Si se llevan estampados éstos deberán ser geométricos, sobre todo en las prendas superiores.
En cuanto a los colores, se deben evitar grandes contrastes y colores luminosos y vestir con colores de la misma gama (por ejemplo, distintos tonos de azules) y opacos.


Silueta Triángulo

Ante esta silueta se tendrá una talla mayor de pantalón que de camisa, la cintura definida, las caderas y muslos redondeados y los hombros estrechos y puede que caídos.


Objetivo: Potenciar los hombros y suavizar las caderas.

¿Cómo?: Usando prendas que estructuren los hombros, chaquetas estructuradas y no muy largas, hombreras, mangas montadas, etc. Son aconsejables las prendas lineales, no muy ajustadas y sin estampados grandes en el talle inferior. Se utilizarán tejidos con más caída en pantalones y faldas. Un buen truco es desabrochar el último botón de las chaquetas para que no se ajusten demasiado a la cadera y superponer prendas en la parte superior para ganar  en volumen y estructura.

Evitar: Los pantalones con bolsillos o las faldas con volumen.


Silueta Triángulo Invertido

En esta silueta se tendrá una talla de camisa mayor que de pantalón, hombros rectos y cuadrados, cintura poco definida y caderas y nalgas lisas.

Objetivo: Suavizar los hombros y potenciar las caderas.

¿Cómo?: Utilizando en la parte superior prendas sinuosas de líneas y formas redondeadas. Los jerseys de cuello vuelto lisos y pegados al cuerpo pueden resultar favorecedores. Las blusas con un lazo atado al costado disimulan la cintura y lo ancho de arriba. En la parte inferior se debe da volumen y amplitud a las caderas con formas redondeadas y sinuosas. Los pantalones deberán realzar las nalgas y estarán cortados a la cadera. Los tejidos serán gruesos y con peso y en cuestión de color se aconseja utilizar contrastes de colores  y cualquier estampado.

Evitar: En la parte superior se huirá de estructuraciones en hombros y nada de contrastes de colores.

Silueta Reloj de Arena

La silueta reloj de arena se caracteriza por presentar la misma talla de camisa que de pantalón, una cintura y un busto definidos y unas nalgas torneadas. El contorno de esta silueta será sinuoso y femenino. Es la silueta perfecta.

Objetivo: Sacar el máximo partido a las cualidades físicas que posee.

¿Cómo?: La cintura es el valor que más se destacará con chaquetas, camisas y vestidos muy femeninos, pantalones rectos y faldas de todo tipo pero siempre marcando la cintura con cinturones anchos o finos.
Las prendas pueden ser de todo tipo de tejidos, aunque se debe tener especial cuidado con los más gruesos ya que proporcionan volumen que en ocasiones no resultará favorecedor. Se puede llevar todo tipo de estampado (cuadros, rayas, florales,...) 


Silueta Óvalo

En este tipo de silueta todas las partes del cuerpo tienden a la redondez: hombros, brazos, vientre, caderas, piernas, etc.
Objetivo: Alargar la silueta, estructurar el cuerpo y dar esbeltez.

¿Cómo?: En la parte superior del cuerpo se buscarán prendas que tengan un ángulo de 90º para disimular la redondez como chaquetas estructuradas de hombros, camisas con canesú y todo tipo de líneas horizontales. Para dar estructura a los hombros deberemos utilizar prendas con formas cuadradas o con volumen en los mismos, buscando la manera de hacer una línea recta a la altura de los hombros. Las rayas horizontales a esa altura ayudarán, pero sólo han de aparecer a la altura de los hombros.
Para alargar la silueta se utilizarán prendas de líneas verticales: camisas de rayas verticales, prendas entalladas, camisas con jaretas... Además, es preferible que estas prendas sean sinuosas y no rectas y los tejidos finos pero con cuerpo y caída para así lograr una imagen más esbelta.
Los colores que más favorecerán son los intensos que estén en armonía, es decir, sin contrastes drásticos ni variaciones de tonalidades. Usar complementos que aporten verticalidad como colgantes y pañuelos.

Evitar: Estampados muy llamativos y cinturones en la cintura.


Silueta Guitarra

Se caracteriza por busto grande, cintura estrecha y caderas y nalgas redondeadas. Es una silueta 100% femenina pero con la que hay que tener cuidado en cuanto a los volúmenes.

Objetivo: Potenciar la silueta que ya posee.

¿Cómo?: Con prendas que sigan las líneas del cuerpo como pantalones con cremallera lateral, vestidos o blusas entalladas o faldas amplias ajustables a la cintura.

Evitar: Los tejidos rígidos porque harán que la silueta se agrande. También de los estampados geométricos , prendas (faldas, blusas, jerseys, etc) con lineas muy rectas y superposiciones.



..Dictadora de la Moda..

25 abr. 2013

¡12 trucos para perder 3 Kilos!

¿Cansada de dietas y de privaciones? Tras ver revistas antiguas de ELLE he coincidido con el siguiente artículo y lo quiero compartir con ustedes. Estos consejos sanos y fáciles te harán restar calorías. Dos nutricionistas avalan su eficacia.

1. Utiliza el aliño de toda la vida pero olvídate de echarle sal a la ensalada. Esta ensalada te supondrá 45 calorías y si sustituyes el vinagre por limón o mostaza sólo 15. El aceite que sea de oliva, y no consumas más de tres cucharadas al día.

2. No pruebes la pasta después de las seis de la tarde. Los espaguetis, el arroz, las pastas y las legumbres son muestra principal fuente de energía. "Tómalos a mediodía, sólo tres veces por semana y en plato único, y acompáñalos de verdura mejor que de huevos, carne o pescado", aconseja la doctora Mar Mira. ¿Por qué? "A partir de las seis de la tarde aportan una energía que no vamos a gastar y que se almacena como grasa. Y las proteínas añaden aún más calorías al plato", aclara la nutricionista Montse Folch.

3. Para no almacenar grasas, el arroz y la pasta, mejor al dente."La digestión se ralentiza y se estabilizan los niveles de azúcar en sangre, minimizando la liberación de la insulina, hormonas que almacena grasas", apunta Folch.

4. Mastica lentamente y cambia la sobremesa por un buen paseo. El efecto saciante de la comida tarda 20 minutos en llegar al cerebro. Sé la última en terminar de comer, haz pausas entre platos y no hagas sobremesas: son una tentación para seguir picoteando.

5. ¡Tómate un polo!Este verano, elige siempre helados de hielo. Porque contiene 49 kcal frente a las 80 que, como mínimo, contiene los cremosos. Los sorbetes y granizados tampoco son buena elección porque se les suele añadir azúcar en su elaboración.

6. Acompaña tus comidas con agua o con vino y olvida los refrescos y la cerveza


7. Exprime tú misma la fruta y no te fíes de los zumos envasados. "La diferencia entre ambos es de unas 10 kcal", advierte la Dra. Folch. Apuesta por el de tomate y por los zumos caseros de licuadora. ¿El mejor? El de piña.

8. Toma pan pero integral. Siempre fuera de las comidas: Aporta fibra, sacia más y suma menos calorías. Reservalo para el desayuno o la merienda.

9. El aperitivo más light: berberechos, mejillones o gambas. Hay vida más allá de las patatas fritas. Los boquerones en vinagre, las aceitunas o los langostinos tienes 200 kcl por ración, y un pincho de tortilla o unos calamares, 300.

10. Entre horas, echa mano de crudités y mastícalas despacio. Al estómago le cuesta más trabajo digerir las verduras crudas y por tanto gasta más calorías. Además, éstas aportan más vitaminas y minerales, que se pierden con la cocción.

11. Cena alcachofas y espárragos para bajar la hinchazón.Las primeras desintoxican el hígado, facilitan la eliminación de líquidos y la digestión. Los segundos estimulan el riñón y combaten el estreñimiento. Tómalos frescos o en conserva.

12. Consume fruta, siempre natural y nunca de postre. "Cualquier azúcar de absorción rápida tomada después de comer bloquea la pérdida de peso", advierte la Dra. Mira. Apuesta por fresas, sandía, melón, kiwi, piña y albaricoques.


..Dictadora de la Moda..