25 ene. 2015

La mujer y los tacones, pareja perfecta

La imagen que proyecta el tacón va más allá de la estética. Los tacones comunican y tienen un sinfín de significados y connotaciones implícitas en su genética.  La mujer que los calza, tiene "mayor seguridad y confianza", ostenta poder. 
Aunque para muchas no es el accesorio más cómodo, sí es un símbolo de poder que denota dominio. Desde que la mujer se subió a los tacones, los centímetros de más le dieron ciertos atributos, poniéndola a la altura del hombre.
12 centímetros más cerca del cielo
Los zapatos son amados por mujeres alrededor del mundo. No obstante, es el tacón, lo deseado, el que quita el sueño, una constante obsesión en la cultura popular, un eterno tema de conversación, un fetiche.


El zapato fue creado para proteger los pies de elementos externos, pero hoy ha evolucionado de sus orígenes prácticos a alturas grandiosas, literalmente. 



En la actualidad, los tacones más utilizados son los de plataforma. La principal característica que tienen estos maravillosos zapatos es la  comodidad que portan a nuestros pies, consiguiendo que la planta se distancie del suelo y consiga una mayor amortiguación, además de que la inclinación que aportan los tacones se ve reducida sin tener que recortar los tacones. 

Los zapatos se han convertido hace ya algunas temporadas en un indispensable en el armario de cualquier mujer fashionista, y más esta última temporada dónde observamos que los zapatos de plataforma son un auténtico must para nuestro armario.

La mujer en tacones
Los tacones contribuyen a nuestro sex appeal.  La mujer que los calce es imposible que se encorve, ya que está forzada a pararse recta porque su centro de gravedad ha sido desplazado hacia adelante. Angostan los pies, arquean el empeine, mejoran la forma de la pantorrilla, mejoran la postura, le dan forma a la cadera, hacen que el pie se vea más chico y añaden centímetros de altura. También, crean una ilusión de piernas más largas y definidas, pechos más erguidos y un “derrière” más curveado (aumentan el trasero hasta un 25 por ciento). 



Caminar en tacones hace que el acto mismo sea más sensual; desde el movimiento de las caderas a la inclinación de la pelvis, los tacones altos hacen que las proporciones corporales del cuerpo femenino se acerquen al ideal. En pocas palabras: los tacones enfatizan todos los aspectos físicos y sexuales de la mujer.
Por todo esto, es muy difícil que un hombre no se fije en una mujer con tacones. Tras unos meses de estudio, varios hombres coinciden en: “la mujer se ve mucho más sexy con tacones” , “no hay nada mejor que una mujer en mini y tacones” y "una mujer sin tacones es como sexo sin orgasmo”.
Muchas mujeres utilizan este tipo de calzado para afrontar un mal día; “No sólo te sentirás mejor, de alguna manera mágica e incomprensible, pero te dará mayor confianza y seguridad; suben tu autoestima instantáneamente”, asegura una anónima.



Tanto los tacones de aguja como los de plataforma han aumentado nuestra feminidad, es uno de los accesorios que más erotismo le añade a la imagen de una mujer. Siendo un complemento tan pequeño, el stiletto es creador de imágenes eróticas, despierta la imaginación y es un objeto del deseo popular al ser una extensión del cuerpo femenino.
Por otro lado, sus efectos afrodisíacos se multiplican cuando están acompañados de lencería sexy y son el complemento ideal para los juegos sexuales. Simbolizan paradojas complejas; una lucha entre la sexualidad y el peligro. El tacón alto es un arma y un símbolo fálico. La teoría freudiana expresa que el tacón representa al cuerpo femenino y en los sueños, representa a la genitalia femenina. Los tacones tienen el potencial de penetrar, y por ende, tienen cualidades poderosas e invasivas.

Los tacones favorecen tu sexualidad...
Un reciente estudio demostró que los músculos del suelo pélvico son beneficiados por los tacones altos, mejorando la fuerza y habilidad de contracción. Evita la incontinencia urinaria y los problemas sexuales como la disminución de la sensibilidad sexual y la intensidad de los orgasmos. Fortalecen los genitales femeninos y logran mejorar la vida sexual de la mujer.



Caminando en las alturas
Los zapatos de tacón son los grandes protagonistas en todas las temporadas. Sin embargo, lucirlos toda la noche no es tarea fácil. Y por si fuera poco, llevarlos con gracia y estilo es un arte que debes dominar. Si no puedes, ¡no te los pongas! Es preferible llevar tacones más bajos para ir bien erguida y 100 % segura de ti misma.



A la hora de elegir tacones, ten en cuenta la altura: expertos afirman que el tacón ideal debe estar entre cinco y seis centímetros, ya que por encima de nueve tu pie está demasiado arqueado. Este último "problema" se soluciona con las plataformas, por las características que cité anteriormente.